Textos clave: EEUU: Vuelven a suspender licencia a practicante de abortos

 
categoríaTestimonios
fecha6-5-2010
autorAdmin

 

El Departamento de Salud del Estado de la Florida ha vuelto a suspenderle la licencia de medicina al practicante de abortos tardíos James Pendergraft por un período de dos años. La suspensión es el resultado de una queja radicada el 14 de abril del 2008. En la queja se declara que Pendergraft recetó ilegalmente sustancias controladas sin la debida licencia, y que cometió negligencia médica en un aborto fallido de un bebé de 19 semanas el 7 de febrero del 2006.

Luego de dilatar inadecuadamente la cerviz de la madre a la que le perpetró el aborto, Pendergraft le causó una rotura de útero y empujó al bebé hacia la cavidad abdominal. La madre fue transportada rápidamente al hospital, donde se le practicó una histerectomía de emergencia junto con la extracción del bebé muerto, al que le faltaba un bracito. La extremidad fue encontrada después en la “clínica” de abortos de Pendergraft. El no haber informado que le había arrancado el bracito al bebé causó una demora en la atención a la madre en el hospital, ya que los cirujanos lo buscaban inútilmente.

El presidente de la organización provida Operation Rescue -Operación Rescate-, Troy Newman, dijo: “Es inconcebible que la licencia de Pendergraft no le haya sido revocada de forma permanente. Ha estado involucrado en numerosas órdenes disciplinarias y sigue siendo una amenaza para las mujeres. Este es otro miembro más de la Federación Nacional del Aborto (NAF, por sus siglas en inglés) que no está calificado para practicar la medicina”. Numerosos miembros de la NAF ya han sido encarcelados por negligencia o han perdido su licencia debido a una práctica médica inferior a las mínimas exigencias.

Sin embargo, se espera que los cinco centros de abortos de Pendergraft en la Florida permanezcan abiertos y continúen siendo operados por médicos aborteros, que han sido contratados y que ya son parte del personal.

Las personas que respetan la vida deben orar por los médicos que practican abortos, para que el Señor los convierta de este gravísimo y horrible pecado. También deben asegurarse de que los médicos a los cuales acudan no esté practicando abortos, para que así esos aborteros se vean afectados en sus bolsillos y dejen ese sangriento negocio.

Este triste caso de Pendergraft también es un botón de muestra más de la larga lista de historias de horror que caracteriza al negocio del aborto legal en EEUU. En su portal, VHI tiene algunas de estos relatos aquí. Por ello, es importante que en nuestros países hispanos, donde, en la mayoría de ellos, gracias a Dios, el crimen del aborto todavía no se ha legalizado, la gente no se deje engañar por el falso y cruel argumento del aborto legal y “seguro” para la mujer. Para ver artículos sobre este tema, visite, también en el portal de VHI, este enlace


cortesía de Adopción Espiritual