Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +

estás en: Adopción Espiritual :: Textos clave

Nick: Pass:

 

versión imprimible o para lectores de baja capacidad visual

en esta categoría y grupo:
Los abortivos: El otro dolor prohibido
Para la mujer que abortó y está arrepentida
Maternidad y aborto
Chile: nace Proyecto Esperanza
Aborteros Convertidos
La Iglesia es madre de las mujeres que han abortado
Carta de una amiga
Me he negado a mí el ser feliz, el poner la mano sobre mi vientre y decir: buenas noches hijo mío
Llamamiento
CONSECUENCIAS DEL ABORTO EN EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA
Reflexión especial para mujeres que han recurrido al aborto
Evidencias científicas sobre las repercusiones del aborto inducido en las mujeres
Proyecto Raquel
El síndrome postaborto también lo sufren los hombres
El duelo por el aborto provocado
El proyecto Raquel para vencer el Sindrome post aborto
Seis razones por las cuales los hombres SI pueden hablar de ABORTO

 

Otras categorías:
25 de marzo
Adopcion espiritual en el mundo
Adopción espiritual: antecedentes
Anticonceptivos
Asociaciones pro vida
Bioética
Con humor y con amor
Cultura de la vida
Documentos
Educación
Familia
Iniciativas
La acción provida
La oración provida
La voz del Papa
Libros
Motivos para adoptar
Nosotros
Oración
Otros
persecuciones
Poemas
Preguntas y respuestas
Recursos Provida
Relativismo
Testimonios
Vigilias
¿Por qué luchar contra el aborto?

 

Añadir un comentario

 

Buscar

ingresa una palabra o frase

Buscar en:

marcar/quitar las categorías

Adopción Espiritual:

Textos clave

Oraciones

¡Urgente!

Presentación

Testimonios de adopción espiritual

Está sucediendo:

Noticias

Calendario

Extras:

 

dentro de los textos

en títulos

en resúmenes

Carta de una amiga

autor: Admin

categoría: SPA

Abierto a todos los lectores

 

"Hay que ver cómo pasan los años. Parece que fue ayer cuando nos pintábamos los labios por primera vez escondidas en el lavabo del colegio, mientras hablábamos de nuestros sueños. Soñábamos con enamorarnos y que todo fuera de color de rosa.

Luego pasa el tiempo, vas teniendo amores y desamores, alegrías y desengaños... hasta que conoces al que crees que será el amor de tu vida. Te sientes tan enamorada, que comienzas a descubrir un nuevo mundo a su lado. Y llegan los primeros besos, las primeras caricias, los primeros contactos... siempre pendiente de esa crucecita roja en el calendario.

Pero llega el mes de febrero y la crucecita en el día 18 no está marcada. Tampoco el 19, ni el 20, ni el 21. Y empiezas a asustarte. No puede ser, esto no puede estar pasándote a ti. Y un día decides hacerte la prueba, y como en la canción de Sergio Dalma "Ave Lucía", el predictor se pinta de rosa en tu cuarto de baño.

Y se te cae el mundo encima. No te sientes preparada, no sabes cómo planteárselo a tus padres y tu novio no quiere ni oir el tema de llevar el embarazo adelante. Crees que lo que llevas dentro es tan sólo una célula, que ni siquiera tiene vida. Quieres engañarte pensando eso y tomas la peor decisión que has tomado en tu vida. La de abortar. Pensando que cuando salgas de esa clínica, se acabarán tus problemas.

De lo que pasó ese día tengo vagos recuerdos, porque creo que mi subconsciente ha querido borrarlos. Sólo hay una imagen que no puedo borrar de mi mente, y es la imagen de mi hijo en el monitor. Ojalá no la hubiera visto nunca porque me atormentará lo que me resta de vida.

Cuando sales de allí, te sientes vacía, sucia. Sabes que algo en ti ha cambiado y que nunca volverás a ser la misma de antes. Y que en adelante, aunque decidáis tener más hijos, siempre te faltará el primero.

Quieres gritar, llorar, enfadarte con el mundo entero. Te resientes con tu novio porque le haces culpable de lo que ha pasado. Pero pronto comprendes que él siente lo mismo que tú. El mismo vacío y el mismo arrepentimiento.

Amiga, quiero decirte que soy muy feliz de la decisión que has tomado. Sigue adelante y no dejes que nadie te convenza de que abortes. Porque nadie que te quiera y haya pasado por esto, te aconsejaría que lo hicieras. Una vez me apoyaste para seguir adelante y no te escuché. Hoy te pido que me escuches tú a mí. Voy a estar a tu lado. Te quiero."

 

 

enviar por mail (¡también a tu propia casilla!)

 

Añadir un comentario

 

título:

 

autor:

(54.92.142.--- )  

 

 

Adopción Espiritual

programación y diseño: Estudio Quijote