Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +

estás en: Adopción Espiritual :: Textos clave

Nick: Pass:

 

versión imprimible o para lectores de baja capacidad visual

en esta categoría y grupo:
Fue violada por su padrastro, y después por un novio, que la dejó embarazada
Testimonio de Diego: el amor de un padre rescata a su hija y a su nieta
Pilar Gutiérrez Vallejo: su historia y su labor a favor de la vida
Bocelli cuenta que propusieron el aborto a su madre
Déjalo ser...
Cuando tenía 18 años me enteré de que mi madre había tenido un aborto
Macie Hope: el milagro de nacer dos veces
Jimena no tiene cerebro...
Testimonio en vídeo de sanación post-aborto
Entrevista a María Vallejo-Nágera
Mi hija Luisa María de 10 años, desde hace un año largo a empezado a adoptar bebés espiritualmente
Jennifer O´Neill habla de su aborto
Jeanne cuenta cómo dirigió una clínica de abortos y allí mismo abortó
Sarah Smith - Sobreviviente al aborto
Historia de Valeria
Historia de Teresita
Maggie
Entrevista Norma McCorvey
La batalla de la vida
99 globos
Testimonio de Yolanda
Testimonios de Terapia post aborto
Gemelos sobreviven a un aborto
Niños «especiales», padres extraordinarios
Anahi y Guly tiene trisomía 18
Hay que echarle valor... y amor I
Hay que echarle valor... y amor II
Hay que echarle valor... y amor III
Un gemelo sobrevive a dos intentos de aborto y da lección a médicos ingleses
Descubra la esperanza y el amor tras un diagnóstico prenatal adverso
Carta de unos padres a su hijo abortado hace un año...
Reparan el útero roto en pleno embarazo, sobreviven madre y bebé
Madre inglesa entregó su vida por salvar a su hijo
Testimonio de María
Opina un superviviente del aborto
Los derechos de la madre terminan donde empiezan lo del hijo
Supervivientes de un aborto
Mi nombre es Johana soy de Uruguay
El ritmo de la vida
El contendedor de basura de Hodari.
Escapó de un hospital donde la obligaban a abortar
Mujer violada defiende a su hijo
Sindrome de Down-El amor de unos padres
Madre soltera que luchaba y escogió la vida.
Un bebé inglés sobrevive a aborto
La atleta polaca Agata Mroz murió por salvar a su hija no nacida
Elizabeth Cameron fue violada... tiene una hija preciosa
Marcela de Jesús incomoda a promotores del aborto por anencefalia en Brasil
Testimonio de Cristina que abortó un hijo por malformación
Nació con 440 gramos y peleó por vivir
Testimonio de Montse que abortó en Les Corts en Barcelona
Stojan Adasevic, pro-vida después de 48.000 abortos
Pilar cuenta su experiencia de aborto provocado y cómo se sanó de ella
Emma Ray, la «bella durmiente» despertó de profundo coma con un beso de su esposo
Los doctores dieron a mi bebé de 500 gr por muerta… pero la salvé con un abrazo
Nace con solo 23 semanas una niña que desafía las leyes del derecho positivo
La fuerza de la vida: nuevo caso de niña milagro en el Reino Unido
El caso del bebé Rowan
22weeks trailer
Anuncio de Gianna Jesson sobreviviente del aborto
Así es como yo entiendo ir a velar a un abortorio
Un dia cualquiera de una rescatadora sidewalk counselors
Si tu hijo nace y es un niño normal será UN MILAGRO...
El futuro de este niño era... el sueño americano
Papá te verá en el Cielo
Testimonio de Jennifer O´Neill completo
Mala tierra, una historia real
Recuerdan a Marcela de Jesús, la niña anencefálica?
Gemelas inglesas salvaron la vida de su madre... a patadas
La manipulación sentimental y el proceso de Lieja (Bélgica)
La censura de Ich klage an «Yo acuso» y el proceso de Lieja
Nick Vujicic y el desafío a las dificultades
The Butterfly Circus
El sexo tiene un precio
A la cantante Courtney Love le aconsejaron que abortara a la hija que tuvo con Kurt Cobain
Jesús Poveda: «Se reza bien en el calabozo»
El 40% de los diagnosticos de estado vegetativo son erróneos
Gianna Jessen - Superviviente de un aborto -vídeos-
Eduardo Verástegui- Dura Realidad
Gianna Jessen - Superviviente de un aborto -vídeos-
Reflexiones ante el abortorio durante un rescate
Fallece Pietro Molla, viudo de Sta Gianna Beretta
Enrique Ferrara, enfermero arrepentido de colaborar en abortos
EEUU: Vuelven a suspender licencia a practicante de abortos
Víctor Galeone, futuro obispo, fue salvado por su madre de un aborto
Y lo que dice Raquel Welch de la píldora...
He estado muerta durante nueve años
Aquí está al sangre -herestheblood
Lianna Rebolledo Peralta, testimonio a favor de la vida
Reflexiones y testimonio como matrona
Joven colombiana fue violada por su padre pero rechazó el aborto
Kristi Hofferber: Por favor, no matéis a niños como yo
Medjugorje y el aborto
Carta del doctor Bernard Nathanson- "El rey del aborto"
Las 10 frases más reveladoras que se les escaparon a médicos abortistas
Testimonio de personal médico
Los no nacidos, al igual que los afroamericanos en los sesenta, son considerados asi:
Carson, Ben "Manos Consagradas"
“La caída de la luna”
Lo que piensan los niños del aborto
LA MATANZA DE LOS INOCENTES según Ana Catalina Emmerich
Así sufre un hombre cuya novia se sometió al aborto

 

Otras categorías:
25 de marzo
Adopcion espiritual en el mundo
Adopción espiritual: antecedentes
Anticonceptivos
Asociaciones pro vida
Bioética
Con humor y con amor
Cultura de la vida
Documentos
Educación
Familia
Iniciativas
La acción provida
La oración provida
La voz del Papa
Libros
Motivos para adoptar
Nosotros
Oración
Otros
persecuciones
Poemas
Preguntas y respuestas
Recursos Provida
Relativismo
SPA
Vigilias
¿Por qué luchar contra el aborto?

 

1 comentarios, leerlos
Añadir un comentario

 

Buscar

ingresa una palabra o frase

Buscar en:

marcar/quitar las categorías

Adopción Espiritual:

Textos clave

Oraciones

¡Urgente!

Presentación

Testimonios de adopción espiritual

Está sucediendo:

Noticias

Calendario

Extras:

 

dentro de los textos

en títulos

en resúmenes

Papá te verá en el Cielo

autor: Admin

categoría: Testimonios

Abierto a todos los lectores

 


 

«Me arrodillé y le besé la tripa: Papá te verá en el Cielo»

Hace un par de años, Theo, con 22 años, descubrió que no se le reconocía el derecho a proteger a su hijo no nacido; ni siquiera a llorar su muerte. Ahora, tras acabar sus estudios, se dedica, a tiempo completo, a ayudar a mujeres y hombres que se enfrentan a un embarazo imprevisto. Desde Estados Unidos, comparte su historia:


El autor, con Milagro, uno de los bebés
a los que ha ayudado a nacer

En octubre de 2006 descubrí que iba a ser padre. Mi novia desde hacía seis meses estaba embarazada. Ninguno lo había planeado, ni siquiera habíamos hablado de esa posibilidad. Ella dijo que no podía seguir adelante y tenía que abortar. En ese momento no le di mucha importancia; quería que ella se sintiera tranquila y optimista.

La llevé a un centro de atención a embarazadas en Boston cuando estaba de cinco semanas, para que investigara alternativas al aborto. Las mujeres del centro le dieron cita para una ecografía, para que pudiera ver al niño. No pudimos ver mucho, salvo sentir el latido del corazón de nuestro hijo. El técnico dijo que era demasiado pronto para verlo, y que volviéramos en un par de semanas. Volvimos tres semanas después para otra ecografía, y entonces vimos a nuestro bebé. Tenía ocho semanas, y dedos en las manos y los pies, ojos..., todo. Vi y oí su corazón, y me eché a llorar. Fue una experiencia sobrecogedora y muy bonita, hasta que ella me miró y preguntó: «¿Por qué lloras? A los gusanos también les late el corazón». Su hermana le había ofrecido 500 dólares para el aborto. Insistía en hacerlo, y rompió conmigo.

Llamé al centro abortista y pregunté cuáles eran mis derechos. Me dijeron: «No tienes ninguno». Entonces les pregunté: «¿Qué hacéis con los bebés abortados? Quiero enterrar a mi hijo». Me dijeron que no era un niño, sino un feto, y que no volviera a llamar o avisarían a la policía. Estaba con las manos atadas. Yo, como padre, no tenía derecho a proteger a mi hijo de una muerte cometida por un médico. Llamé a todo el mundo que se me ocurrió, para preguntar sobre mis derechos, y de todos obtuve la misma respuesta: «No tienes».

La semana anterior a que mi hijo fuera abortado, fui una vez más a pedirle a su madre que no lo hiciera. Pero ella fue inflexible, y me dijo que me fuera. Así que le pregunté si podía hacer una sola cosa antes de irme, y accedió. Entonces me arrodillé y le besé la tripa a la madre de mi hijo, diciendo: «Te quiero. Papá te verá en el Cielo». Cogí las ecografías y me fui.
El día que abortaron a mi hijo fue muy doloroso. Me informaron de que había ocurrido la tarde del 2 de diciembre de 2006. Ha sido la experiencia más dura por la que he pasado. Mi relación con la mujer con la que pensaba casarme acabó, y perdí a mi primer hijo.

No había nacido, supéralo

No quería seguir adelante; sentía demasiado dolor. Tenía pesadillas. El día después del aborto, fui a ver a mi pastor y me sugirió que hiciera una celebración en memoria de mi hijo. Seguí su consejo, y la celebré el domingo siguiente. Invité a mis padres y a algunos amigos. Fue una ceremonia corta, pero muy dolorosa. Nunca pensé que mi hijo se encontraría con Dios antes que yo.

Después de ese día, me seguía doliendo. Todavía no podía dormir o comer, y a cada momento se me llenaba la cabeza con pensamientos suicidas. Me metí todo lo posible en grupos de Biblia, algunos de ellos postaborto. Eran las únicas personas que lo entenderían. Había veces en las que ni en mi Iglesia recibía apoyo. A un hombre no se le permite llorar la pérdida de su hijo no nato. Me decían cosas como: «Tu hijo ni siquiera había nacido, así que supéralo»; «Todavía no era un bebé»; e incluso: «Tu hijo merecía morir». Ninguna de ellas ayudó a que se cerrara la herida, sólo me sumieron en un estado de depresión.

Ese invierno me invitaron a una marcha de Derecho a la vida en una ciudad del Estado de New Hampshire (Estados Unidos). Pensé que me podía ayudar, así que fui. Estando allí, conocí a un hombre que dirigía un centro de atención a embarazadas en Nueva York. Después de hablar un rato con él, me invitó a ir en verano, y decidí intentarlo.

El 12 de julio de 2007, el día que mi hijo debería haber nacido, viajé a Nueva York a servir a Dios y a ayudar a hombres y mujeres en situaciones como la mía. En ese tiempo, aconsejé a unas 500 personas y, con la ayuda de Dios, salvé unas cien vidas. Sigo haciendo este trabajo en New Hampshire, en un centro que abrí el verano pasado. Aunque nunca llegué a conocer a mi hijo, lo echo de menos cada día. Sé que ahora está en brazos de Jesús y que podré encontrar y abrazarlo en el Cielo.

 


Theo Purington

 

 

 

enviar por mail (¡también a tu propia casilla!)

 

Añadir un comentario

 

título:

 

autor:

(54.161.108.--- )  

 

 

Adopción Espiritual

programación y diseño: Estudio Quijote