Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +

estás en: Adopción Espiritual :: Textos clave

Nick: Pass:

 

versión imprimible o para lectores de baja capacidad visual

en esta categoría y grupo:
Fue violada por su padrastro, y después por un novio, que la dejó embarazada
Testimonio de Diego: el amor de un padre rescata a su hija y a su nieta
Pilar Gutiérrez Vallejo: su historia y su labor a favor de la vida
Bocelli cuenta que propusieron el aborto a su madre
Déjalo ser...
Cuando tenía 18 años me enteré de que mi madre había tenido un aborto
Macie Hope: el milagro de nacer dos veces
Jimena no tiene cerebro...
Testimonio en vídeo de sanación post-aborto
Entrevista a María Vallejo-Nágera
Mi hija Luisa María de 10 años, desde hace un año largo a empezado a adoptar bebés espiritualmente
Jennifer O´Neill habla de su aborto
Jeanne cuenta cómo dirigió una clínica de abortos y allí mismo abortó
Sarah Smith - Sobreviviente al aborto
Historia de Valeria
Historia de Teresita
Maggie
Entrevista Norma McCorvey
La batalla de la vida
99 globos
Testimonio de Yolanda
Testimonios de Terapia post aborto
Gemelos sobreviven a un aborto
Niños «especiales», padres extraordinarios
Anahi y Guly tiene trisomía 18
Hay que echarle valor... y amor I
Hay que echarle valor... y amor II
Hay que echarle valor... y amor III
Un gemelo sobrevive a dos intentos de aborto y da lección a médicos ingleses
Descubra la esperanza y el amor tras un diagnóstico prenatal adverso
Carta de unos padres a su hijo abortado hace un año...
Reparan el útero roto en pleno embarazo, sobreviven madre y bebé
Madre inglesa entregó su vida por salvar a su hijo
Testimonio de María
Opina un superviviente del aborto
Los derechos de la madre terminan donde empiezan lo del hijo
Supervivientes de un aborto
Mi nombre es Johana soy de Uruguay
El ritmo de la vida
El contendedor de basura de Hodari.
Escapó de un hospital donde la obligaban a abortar
Mujer violada defiende a su hijo
Sindrome de Down-El amor de unos padres
Madre soltera que luchaba y escogió la vida.
Un bebé inglés sobrevive a aborto
La atleta polaca Agata Mroz murió por salvar a su hija no nacida
Elizabeth Cameron fue violada... tiene una hija preciosa
Marcela de Jesús incomoda a promotores del aborto por anencefalia en Brasil
Testimonio de Cristina que abortó un hijo por malformación
Nació con 440 gramos y peleó por vivir
Testimonio de Montse que abortó en Les Corts en Barcelona
Stojan Adasevic, pro-vida después de 48.000 abortos
Pilar cuenta su experiencia de aborto provocado y cómo se sanó de ella
Emma Ray, la «bella durmiente» despertó de profundo coma con un beso de su esposo
Los doctores dieron a mi bebé de 500 gr por muerta… pero la salvé con un abrazo
Nace con solo 23 semanas una niña que desafía las leyes del derecho positivo
La fuerza de la vida: nuevo caso de niña milagro en el Reino Unido
El caso del bebé Rowan
22weeks trailer
Anuncio de Gianna Jesson sobreviviente del aborto
Así es como yo entiendo ir a velar a un abortorio
Un dia cualquiera de una rescatadora sidewalk counselors
Si tu hijo nace y es un niño normal será UN MILAGRO...
El futuro de este niño era... el sueño americano
Papá te verá en el Cielo
Testimonio de Jennifer O´Neill completo
Mala tierra, una historia real
Recuerdan a Marcela de Jesús, la niña anencefálica?
Gemelas inglesas salvaron la vida de su madre... a patadas
La manipulación sentimental y el proceso de Lieja (Bélgica)
La censura de Ich klage an «Yo acuso» y el proceso de Lieja
Nick Vujicic y el desafío a las dificultades
The Butterfly Circus
El sexo tiene un precio
A la cantante Courtney Love le aconsejaron que abortara a la hija que tuvo con Kurt Cobain
Jesús Poveda: «Se reza bien en el calabozo»
El 40% de los diagnosticos de estado vegetativo son erróneos
Gianna Jessen - Superviviente de un aborto -vídeos-
Eduardo Verástegui- Dura Realidad
Gianna Jessen - Superviviente de un aborto -vídeos-
Reflexiones ante el abortorio durante un rescate
Fallece Pietro Molla, viudo de Sta Gianna Beretta
Enrique Ferrara, enfermero arrepentido de colaborar en abortos
EEUU: Vuelven a suspender licencia a practicante de abortos
Víctor Galeone, futuro obispo, fue salvado por su madre de un aborto
Y lo que dice Raquel Welch de la píldora...
He estado muerta durante nueve años
Aquí está al sangre -herestheblood
Lianna Rebolledo Peralta, testimonio a favor de la vida
Reflexiones y testimonio como matrona
Joven colombiana fue violada por su padre pero rechazó el aborto
Kristi Hofferber: Por favor, no matéis a niños como yo
Medjugorje y el aborto
Carta del doctor Bernard Nathanson- "El rey del aborto"
Las 10 frases más reveladoras que se les escaparon a médicos abortistas
Testimonio de personal médico
Los no nacidos, al igual que los afroamericanos en los sesenta, son considerados asi:
Carson, Ben "Manos Consagradas"
“La caída de la luna”
Lo que piensan los niños del aborto
LA MATANZA DE LOS INOCENTES según Ana Catalina Emmerich
Así sufre un hombre cuya novia se sometió al aborto

 

Otras categorías:
25 de marzo
Adopcion espiritual en el mundo
Adopción espiritual: antecedentes
Anticonceptivos
Asociaciones pro vida
Bioética
Con humor y con amor
Cultura de la vida
Documentos
Educación
Familia
Iniciativas
La acción provida
La oración provida
La voz del Papa
Libros
Motivos para adoptar
Nosotros
Oración
Otros
persecuciones
Poemas
Preguntas y respuestas
Recursos Provida
Relativismo
SPA
Vigilias
¿Por qué luchar contra el aborto?

 

5 comentarios, leerlos
Añadir un comentario

 

Buscar

ingresa una palabra o frase

Buscar en:

marcar/quitar las categorías

Adopción Espiritual:

Textos clave

Oraciones

¡Urgente!

Presentación

Testimonios de adopción espiritual

Está sucediendo:

Noticias

Calendario

Extras:

 

dentro de los textos

en títulos

en resúmenes

La censura de Ich klage an «Yo acuso» y el proceso de Lieja

autor: Admin

categoría: Testimonios

Abierto a todos los lectores

 

 

Completa sin subtítulos añadida 23-09-11:

..
Ich Klage An (Yo acuso, 1941), película que en Alemania está declarada "indiziert" es decir, incluída en un "Indice" de estatal películas, cuyas copias las custodia el Estado bajo llave. Si piensa que tiene un motivo suficiente para verla ha que pedirla, rellenando un formulario y comprometiéndose a guardarla bajo llave y no enseñarla a nadie. Después, para devolverla, hay que hacerlo por seguridad a través de un determinado servicio de mensajería y no de cualquiera. El motivo: fue una película de propaganda nazi para justificar el asesinato de los discapacitados físicos y mentales bajo el velo de una piadosa eutanasia. Un artículo de Juan Campos Calvo-Sotelo, Psicoterapeuta y escritor, sobre la película Ich Klage An (Yo acuso). ABC, 18 de abril de 2005) está en este enlace: http://www.condignidad.org/holocausto-eutanasia.html
En previsión de que desaparezcan webs, como voy comprobando

El holocausto comenzó por la eutanasia   


(ABC, 18 de abril de 2005). Artículo de Juan Campos Calvo-Sotelo, Psicoterapeuta y escritor, sobre la película Ich Klage An (Yo acuso).

A primera vista produciría sorpresa e indignación sugerir que Mar Adentro es una película nazi. Lo diré a la inversa entonces: hubo una película de propaganda nazi a favor de la eutanasia inquietantemente similar en tema, tono y mensaje, incluso en éxito popular, a Mar Adentro.

La película es Ich Klage An (Yo acuso) y se estrenó en Alemania en 1941. La policía secreta, la Gestapo, informó con satisfacción de la atención que recibió del público alemán. Su director se llamaba Wolfgang Liebeneiner. El guión estaba basado en la novela Sendung und Gewissen (Misión y Conciencia. 1936), del oftalmólogo Helmut Unger. El ministro de Sanidad nazi Gerhard Wagner ordenó trasladar al cine la novela. La novela y la película no contienen vestigio alguno de las teorías de higiene racial que habían preparado el terreno intelectual al advenimiento del nazismo al poder. Presentan solamente un argumento humanitario sobre la muerte digna y voluntaria, al igual que hace Mar Adentro, dirigido a la población aria en general -y no a los judíos ni a los discapacitados o enfermos mentales que los nazis llamaban «inútiles que comen», y que iban a ser las víctimas del programa de eutanasia e higiene racial.

Hanna, una joven y hermosa alemana aria de clase media alta, sufre de esclerosis múltiple. Le suplica a su marido, Thomas Heyt, director del Instituto Anatómico de Munich, que la ayude a morir. «En este momento no siento que vaya a morir, pero no quiero morir más tarde con mi cuerpo reducido a poco más que una piltrafa. Por favor, prométeme que me ayudarás antes de que llegue ese momento», Antes Hanna le ha expresado el mismo deseo a su médico y amigo de la familia, Bernhard Lang. Pero Lang, provisionalmente fiel al juramento hipocrático, se niega a colaborar: «Soy tu mejor amigo, pero también soy médico, y como tal el sirviente de la vida. La vida se debe preservar a cualquier coste».

Ante este rechazo Hanna insiste ante Thomas, su marido: «Tienes que ayudarme. Quiero seguir siendo tu Hanna hasta el final, no quiero convertirme en otra que sea sorda, ciega e idiota. No lo soportaría. Thomas, si de verdad me quieres, prométeme que me librarás de eso de antemano».

Su condición se deteriora rápidamente y todos saben que le quedan semanas de vida La escena crucial tiene lugar cuando Hanna ruega al médico que abandone la habitación para quedarse a solas con su marido. El médico obedece y se sienta en una habitación contigua a tocar una conmovedora melodía al piano. Sus ecos llegan hasta el dormitorio mientras Thomas vierte una dosis letal de un sedante en el vaso de Hanna. Antes de morir Hanna susurra: «Me siento tan feliz, desearía estar muerta». «La muerte está llegando, Hanna» ?responde Thomas. Y ella muere mientras ambos se declaran por última vez su amor.

Significativamente es la criada, Bertha, con su primario y retrógrado respeto por la vida, quien denuncia al marido. Como es el primario y retrógrado hermano de Ramón Sampedro en Mar Adentro quien más protesta contra su deseo de matarse.

Bernhard, el médico, se indigna con Thomas en un primer momento, al saber lo que ha hecho, pero al llegar la fecha del juicio su pensamiento ha experimentado un vuelco. Allí defiende como testigo la decisión de su amigo. Finalmente Thomas, como Ramón Sampedro, increpa al espectador y acusa (¡Yo acuso!) a jueces y doctores de que por su rígida adhesión a normas morales dejan de servir a la gente: «Juzgadme! ¡Sea cual sea el veredicto, vuestro juicio será una señal para todos los que están en una situación como la mía! Sí, yo confieso: maté a mi mujer incurablemente enferma, pero fue a petición suya». (Diálogos traducidos del artículo de J. A. Emerson Vermaat en «Ethics and Medicine. Vol. 18,1»).

En el juicio de Nuremberg, Karl Brandt, médico personal de Hitler y director del programa de Eutanasia, arguyó que el motivo subyacente del programa era el deseo de ayudar a aquellos que no podían ayudarse a sí mismos y se veían así forzados a prolongar sus vidas de sufrimiento. Un argumento idéntico a los que esgrime el protagonista de Mar Adentro.

Entre la aparición de la novela de Unger en 1936 y el estreno de Ich Klage An en 1941 ya se había puesto en marcha el programa de eutanasia de forma secreta. Pero la película buscaba su legalización oficial con la aprobación mayoritaria de la población alemana. Y hay que subrayar que esta aceptación estaba también muy extendida en otros países. En Estados Unidos, por ejemplo, una encuesta Gallup de los años treinta mostraba que un 45 por ciento de la población justificaba la eliminación de bebés nacidos con malformaciones. Durante el programa nazi, las categorías de personas a las que se aplicó la eutanasia se fueron ampliando en sucesivos círculos concéntricos: los bebés discapacitados primero, después los enfermos mentales, los discapacitados adultos, los enfermos terminales, los incurables, los ancianos con demencia senil hasta llegar a los grupos considerados lacras y plagas sociales, corno judíos, homosexuales, gitanos y disidentes políticos. Antes de llegar a las cifras de millones de judíos gaseados los nazis asesinaron varias decenas de miles de seres humanos con el pretexto humanitario de que sus vidas no merecían la pena de ser vividas.

Es revelador recalcar que la oposición a estas prácticas apenas si vino de la profesión médica, esa iglesia secular y científica, que colaboró activamente con la jerarquía nazi e incluso le suministró la cobertura ideológica cientifista necesaria. Las voces críticas se limitaron a algunos pastores evangélicos en privado y a obispos católicos en público, las críticas más temidas por Hitler. El más enérgico en sus denuncias fue el obispo de Münster Clemens August Graf von Galen. El 3 de agosto de 1941 predicó con furor en la iglesia de San Lamberto contra «esa terrible teoría que quiere justificar el asesinato de inocentes... cuando uno sostiene y practica el principio de que los seres humanos improductivos pueden ser matados, ¡ay de nosotros cuando seamos viejos y débiles!»

Hitler se enfureció ante esta protesta, especialmente por haber sido formulada en público. El obispo Von Galen fue deportado al campo de Sachsenhausen, al que sobrevivió. Falleció en 1946, tras haber sido consagrado cardenal por Pío XII. Es curioso que se examine con lupa la ambigua actitud de la Iglesia hacia el nazismo mientras se pasa un tupido velo por la estridente colaboración de la profesión científica médica con sus prácticas más inhumanas.

La presente admiración por una película tan semejante a Ich Klage An como es Mar Adentro, unida a la creciente tolerancia hacia el aborto y hacia el asesinato de recién nacidos con malformaciones o de pacientes en coma en países como Holanda, Inglaterra y Estados Unidos debería ser una advertencia de que el Holocausto no fue un fenómeno tan incomprensible y alejado de nuestros valores como se nos quiere hacer creer.

.
Un manipulación que puede leerse ¡y no es película! ¡y no lo hicieron los nazis! Lea La manipulación sentimental y el proceso de Lieja (click sobre el título, es un enlace)

 

 

enviar por mail (¡también a tu propia casilla!)

 

Añadir un comentario

 

título:

 

autor:

(54.145.101.--- )  

 

 

Adopción Espiritual

programación y diseño: Estudio Quijote