Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +

estás en: Adopción Espiritual :: Textos clave

Nick: Pass:

 

versión imprimible o para lectores de baja capacidad visual

en esta categoría y grupo:
Feliz Navidad
Jesús está en camino
Feliz Navidad
¡Feliz Navidad!
FORO DE ADOPCION ESPIRITUAL
¡Resucitó de veras mi amor y mi esperanza!
Para sonreir o para llorar I
Para sonreir o para llorar II
Él no quiere hacer nada sin nosotros
EL CORAZÓN DE UN NIÑO
Castidad, así viven su sexualidad las personas que saben amar de verdad
LA HUMILDAD DE DIOS
CÓMPLICES POR SU SILENCIO.
La matanza de los inocentes
Fallece Fr. Jim Whalen, el Director Nacional de Sacerdotes por la Vida, Canadá
La Industria Demoníaca del Aborto
Madonna de Ferruzzi: Una historia hermosa como una leyenda
Via crucis de un niño no nacido
Estos son los socios de Planned Parenthood en el negocio del aborto en América Latina
6 mentiras de Planned Parenthood
«Los estados no tienen el poder ni la autoridad de cambiar la ley natural»
La persona humana debe estar al centro de la política y la economía
El concepto de persona en el derecho canónico

 

Otras categorías:
25 de marzo
Adopcion espiritual en el mundo
Adopción espiritual: antecedentes
Anticonceptivos
Asociaciones pro vida
Bioética
Con humor y con amor
Cultura de la vida
Documentos
Educación
Familia
Iniciativas
La acción provida
La oración provida
La voz del Papa
Libros
Motivos para adoptar
Nosotros
Oración
persecuciones
Poemas
Preguntas y respuestas
Recursos Provida
Relativismo
SPA
Testimonios
Vigilias
¿Por qué luchar contra el aborto?

 

Añadir un comentario

 

Buscar

ingresa una palabra o frase

Buscar en:

marcar/quitar las categorías

Adopción Espiritual:

Textos clave

Oraciones

¡Urgente!

Presentación

Testimonios de adopción espiritual

Está sucediendo:

Noticias

Calendario

Extras:

 

dentro de los textos

en títulos

en resúmenes

El concepto de persona en el derecho canónico

autor: Estrellita

categoría: Otros

Abierto a todos los lectores

Se adquiere la personalidad en el derecho de la Iglesia por el bautismo, con los deberes y derechos propios del cristiano

 

Por: Pedro María Reyes Vizcaíno | Fuente: http://www.mercaba.org

Se debe hacer notar que el concepto de persona es un concepto jurídico. No se refiere, por tanto, al concepto metafísico de persona. Esta observación preliminar alude a que quien se acerque por vez primera a un ordenamiento jurídico -el de la Iglesia u otro- puede quedar perplejo al observar que el derecho defina quién es persona: uno se inclina a pensar que el derecho se ha metido donde no le llaman. Esta preocupación del derecho se debe entender, como no podía ser menos, de acuerdo con la dignidad de la persona humana: todos somos personas, por el hecho de tener la condición humana. Y nuestra dignidad sustancial es la misma, sin que la pueda alterar ninguna condición subjetiva. Esto no va en menoscabo de que el derecho se vea obligado a regular quién es persona, a los solos efectos jurídicos pertinentes. Lo cual, además, no es contrario al derecho natural, incluso si restringe la cualidad jurídica de persona, siempre que tal restricción no sea contraria al derecho natural.

Con unos ejemplos se entiende: todos los ordenamientos jurídicos distinguen entre personas físicas -los seres humanos- y personas jurídicas. Y las personas jurídicas -como una asociación o una fundación- tienen derechos y deberes, siendo evidente que no son personas en el sentido metafísico al que antes se aludía. Por otro lado, es corriente en los ordenamientos civiles, siguiendo tradiciones del derecho romano, que se defina a la persona física como el nacido que viva 24 horas fuera del seno materno. Esto -en sí mismo- no va en detrimento de los derechos ni de la dignidad del nacido vivo en sus primeras horas de vida, ni tampoco de la persona humana no nacida, el concebido y no nacido. Esta norma tiene sentido en el contexto del derecho de familia, del derecho de sucesión y otros. Pero los ordenamientos siempre han protegido la dignidad de los concebidos y no nacidos, y de los nacidos vivos en su primer día de vida, pues son verdaderas personas en sentido metafísico. Desgraciadamente en la actualidad nos vemos obligados a precisar que deberían de protegerlos, porque en los últimos decenios las leyes ignoran los derechos fundamentales de los no nacidos.

Una vez establecidas estas premisas, se puede indicar quiénes son persona en derecho canónico. El canon 96 nos lo dice: “por el bautismo, el hombre se incorpora a la Iglesia de Cristo y se constituye persona en ella, con los deberes y derechos que son propios de los cristianos, teniendo en cuenta la condición de cada uno, en cuanto estén en la comunión eclesiástica y no lo impida una sanción legítimamente impuesta”.

Por lo tanto, se adquiere la personalidad en el derecho de la Iglesia por el bautismo. Al recibir este sacramento se constituye en persona, con los deberes y derechos propios del cristiano. Pero hacen falta además una aclaración: no todos los bautizados son persona, sino que deben cumplir dos requisitos: estar en comunión eclesiástica y no haber sido castigado con una sanción que impida el ejercicio de la personalidad.

Con el requisito de la comunión eclesiástica se quiere restringir la personalidad a los católicos. Así, no son persona en la Iglesia los bautizados válidamente que no estén en plena comunión con el Romano Pontífice. Con esta prevención, se impide que adquieran personalidad quienes pertenecen a una confesión cristiana no católica de buena fe, lo cual favorece sus derechos, pues no tendría sentido que formaran parte de una institución sin saberlo, incluso en contra de su voluntad, aunque ésta sea de buena fe. Los cismáticos, herejes o apóstatas -que pertenecen a una confesión cristiana no católica por libre elección, sin entrar a juzgar su intención más profunda- entran más bien en el segundo de los requisitos.

 

El canon 96 habla también de sanciones que impiden el ejercicio de la personalidad: la doctrina canonista suele considerar que entre ellas se encuentra la excomunión (canon 1332), que muchas veces se define como una expulsión de la Iglesia. El Código de 1917 definía la excomunión como la pena que excluye de la comunión con la Iglesia. Aunque el canon 1332 vigente no es tan explícito en su definición, la doctrina sigue considerando, por los efectos, que se rompen los vínculos de comunión con la Iglesia. Es más, el canon 96 que comentamos es un argumento para esta interpretación: pues si el ordenamiento prevé sanciones que impidan la comunión, no puede ser otra que la excomunión. Es aquí donde entran los apóstatas, cismáticos y herejes, pues les afecta la excomunión prevista en el canon 1364, siempre que se den los requisitos objetivos y subjetivos para que se dé este delito, claro está.

Aparte de esta censura, puede haber una pena expiatoria que prive de derechos: canon 1336 § 1, 2º. Pero la privación de un derecho no implica la pérdida de la comunión eclesiástica: es más, una definición de pena es la privación de un derecho, infligida por la legítima autoridad..

Por lo tanto, es persona en el derecho canónico el bautizado, en plena comunión con la Iglesia, y además no separado de ella por sanción. Queda por ver qué ocurre con quienes no están bautizados, o no están en plena comunión: es legítimo preguntarse cuál es su situación jurídica ante la Iglesia. Es decir, si son sujetos de derechos y deberes.

Aparte de la peculiar situación de los catecúmenos, se debe responder que no son sujetos de derechos y deberes. Lo cual no quiere decir que queden excluidos del ordenamiento jurídico: el Código les hace sujetos de derechos en las ocasiones en que pueden entrar en contacto con el derecho de la Iglesia: así, por ejemplo, el canon 1476 concede derecho a demandar en juicio a “cualquier persona, esté o no bautizada”. Lo cual está de acuerdo con la concepción verdadera de la persona, en cuanto se refiere a la persona natural, o como hemos dicho aquí, persona en sentido metafísico.

 

 

enviar por mail (¡también a tu propia casilla!)

 

Añadir un comentario

 

título:

 

autor:

(54.224.155.--- )  

 

 

Adopción Espiritual

programación y diseño: Estudio Quijote