Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +

estás en: Adopción Espiritual :: Textos clave

Nick: Pass:

 

versión imprimible o para lectores de baja capacidad visual

en esta categoría y grupo:
La misión de la familia
El matrimonio: obra de Dios
El sacramento del Matrimonio en el Catecismo de la Iglesia Católica
Hombre y Mujer
Dios y el matrimonio
Se demuestra que niños crecen mejor con padres casados
Si perdemos la familia perdemos el plan de Dios para nuestras vidas
Familia: “La escuela de Bellas Artes más importante”, dice Arzobispo
¿"Pierdes el tiempo" junto a tus hijos?
Cómo mantener el equilibrio entre la autoridad y la paz familiar
Hacer familia
La Prioridad más importante: ¿Quedarse en casa?
Jim Bob y Michelle Duggar están esperando su hijo número 19
¿8 cesáreas u 8 personas? Mis 8 hijos
La familia fecunda, un pequeño mundo
Discurso
Es preciso defender los derechos de la familia
Los cinco edificios que construye cada familia, según el papa Francisco

 

Otras categorías:
25 de marzo
Adopcion espiritual en el mundo
Adopción espiritual: antecedentes
Anticonceptivos
Asociaciones pro vida
Bioética
Con humor y con amor
Cultura de la vida
Documentos
Educación
Iniciativas
La acción provida
La oración provida
La voz del Papa
Libros
Motivos para adoptar
Nosotros
Oración
Otros
persecuciones
Poemas
Preguntas y respuestas
Recursos Provida
Relativismo
SPA
Testimonios
Vigilias
¿Por qué luchar contra el aborto?

 

Añadir un comentario

 

Buscar

ingresa una palabra o frase

Buscar en:

marcar/quitar las categorías

Adopción Espiritual:

Textos clave

Oraciones

¡Urgente!

Presentación

Testimonios de adopción espiritual

Está sucediendo:

Noticias

Calendario

Extras:

 

dentro de los textos

en títulos

en resúmenes

La Prioridad más importante: ¿Quedarse en casa?

autor: Estrellita

categoría: Familia

Abierto a todos los lectores

-¿No es ella la que enseña a ser empáticos y a amar?

 

Autora: Sheila Morataya-Fleishman

Fuente: encuentra.com (con autorización de la autora)

 

 

En el año 1997 una mujer  llamada Brenda Barnes de cuarenta y tres años de edad y directora entonces de Pepsi-Cola en los Estados Unidos dió mucho que hablar. Decidió renunciar a su brillante, exitoso y ejecutivo cargo. ¿La razón? Consagrarse al cuidado de sus hijos. The Wall Street Journal publico la noticia en la que anunciaba que su marido Randall y sus tres hijos: Jeff, de diez años, Erin de ocho y Brian de siete la necesitaban más que una compañía que pudiera pagarle $100,000 millones de dólares al año. En sus declaraciones al periódico, Barnes dijo lo siguiente: “ Espero que mi decisión no haga pensar a la gente que las mujeres no valen, sino que saquen la siguiente conclusión: durante veintidós años Brenda dio todo lo que podía a la empresa y consiguió muchas cosas importantes(…). No me marcho porque mis hijos necesitan tenerme más cerca, sino porque yo necesito estar más con ellos.”(1)

No hay duda alguna de que vivimos en una época en que la decisión de quedarse en casa para consagrarse al cuidado de los hijos, es una de las acciones más difícilis a la que se enfrenta en estas tiempos ultra-modernos una mujer preparada profesionalmente.

 

¿Qué es quedarse en casa?   

Es escuchar y  acudir al llamado vital de  ser generosa, pues los hijos, son la fuerza que nos mueve dentro y hondo para  abrir el corazón y tomar la decisión de realizarse como profesional en ese mundo escondido que se llama hogar. Es ignorarse mucho  a sí misma, a los propios sueños profesionales  para convertirse en su mayor bien , en  esa trabajadora auténtica que ayuda a sacar todo lo que cada hijo tiene dentro para convertirse en persona. Es decirle a tu hijo o a tu hija, “te pertenezco toda entera, no tengas temores, ni dudas que yo sere tu mamá, tu alfarero, tu custodia.Seré yo misma , la que te irá enseñando día a día con mi entrega, atención , alegría y paciencia  lo que es ser persona y lo que significa vivir en relación con el mundo y ser un ser de verdadero encuentro. Juntos creceremos y haremos que en nuestro hogar resplandezca la humanidad verdadera. Por eso cuando Dios le permite a una mujer ser madre es necesario detenerse y concientizarse que ellos serán un extesión de lo que yo lleve en el alma, de mi fé y de mis valores, así como de mi amor.

 

¿Para qué quedarse en casa?  

 Para ayudar a descubrir los valores y hacer de nuestros hijos personas virtuosas. Para esto, seré yo misma quien en primer lugar los encarne, los práctique, los viva. Ya que los valores no pueden imponerse, los valores son interiorizados, descubiertos, piden ser realizados. Es a través de nuestros actos como ellos, nuestros hijos los van interiorizando y expresando una forma diferente de conducta a la del resto. Por eso, el primer valor que se le enseña a un hijo es el de la generosidad pues la madre misma lo esta mostrando con su entrega incondicional diaria. El término generosidad proviene del latín genus, que a su vez deriva del verbo gignere,engendrar. La generosidad es la medida que se utiliza para darse cuenta cuanto amor hay en cada corazón. Es la palabra que se opone totalmente al egoísmo. De ahí, por lo que hay que tomar muy en cuenta que tan egoístas somos cuando decimos, “yo no nací para quedarme en la casa”. Y si no es la madre quien deba asumir el rol de amamantar, custodiar, dirijir, formar la consciencia  y enseñar la belleza de ser persona, ¿quién sera?

-¿No es ella la que enseña a ser empáticos y a amar?;

-Que es mejor, ¿ brillar como profesional y ser auto-realizada y dejar que mis hijos sean educados por personas que harán todo lo que yo puedo hacer pero sin lo que sostiene todo, es decir el amor?

 O ser yo misma, quien a costa de una renuncia que es inclusive dolorosa asegure las fundaciones de auto-estima y amor que tendrán para ser personas firmes? Si aspiramos a que haya responsabilidad, sentido de vida, altos ideales y calidad humana debemos comenzar en las entrañas mismas de la sociedad aceptando gustosamente ser profesionales escondidas en la familia que un día, por amor decidimos fundar. Se convierte entonces la generosidad en un valor porque nos ofrece posibilidades para realizar nuestro verdadero ideal(2) como mujeres: la creación de modos elevados de unidad. En cuanto este valor exige renuncia y desprendimiento de nuestra parte se convierte en virtud y me modela a mí como una mujer virtuosa.

La generosida pues al abrazar la posibilidad de quedarse a tiempo completo  en casa es “un murmullo que en el alma se eleva y va creciendo como volcán que sordo anuncia que va a arder.(3)

 

La Ilusión de cada día.  

De esta forma, ser ama de casa no se convertirá o representará una rutina. Al contrario vendrá a ser la illusion de cada día. Una illusion que puede compararse con la que se presenta cuando nos enamoramos por primera vez. O esa, que llena de júbilo nuestra alma cuando caminamos de la mano de nuestro papá

por el pasillo de la Iglesia, al estar a punto de decir “sí” al hombre que compartirá nuestra biografía. Esa illusion de saberse bendecida al descubrir que se lleva un hijo por primera vez en lo más íntimo y sagrado de nuestro ser de mujer, nuestro útero. ¡Cuántas ilusiones! ¡Cuántas oportunidades para descubrir lo que es ser mujer! Por lo tanto cada día al cuidado de nuestros hijos representara:

-La illusión  de enseñarle  que el día más bello es hoy.

-La illusión  de levantarlo cada mañana  en nuestros brazos y comunicarles el amor.

-La illusión  de enseñarles a ser persona como sistema abierto a los demás.

-La illusión de  poder cansarse otro día más y esperar la noche para volver a empezar. Date la oportunidad de pensarlo.  

 

1-       La Armonía Vital, Covadonga O”Shea

2-       El libro de los valores, Gustavo Villapalos/Alfonso López Quintas.

3-       Gustavo Adolfo Bécquer, Rimas.

 

 

enviar por mail (¡también a tu propia casilla!)

 

Añadir un comentario

 

título:

 

autor:

(54.224.200.--- )  

 

 

Adopción Espiritual

programación y diseño: Estudio Quijote